La HORTOGRAFÍA n(os) hará libres

Escribir está muy bien. Tan bien que la gente que tiene y mantiene uno o siete blogs —sin ser una cuestión profesional— me parece extraordinaria. En serio, y ahora os voy a tutear, os aplaudo.

PERO VAMOS A VER:

Lo que no puede ser, a menos que escribáis pretendidamente mal porque sois unos graciosines —ciertos dequeísmos, palabras inventadas, etc.—, es que subáis post tras post con un montón de errores. Porque vale que es un blog personal y que no tendríais por qué revisar hasta la extenuación el texto, que yo también paso a veces del tema y se cuelan un par o setenta y tres erratas. Pero hay unos mínimos.

POR EJEMPLO:

Si no queréis usar los paréntesis y, en su lugar, os apetece usar la raya, perfecto. Pero cullons, no uséis los guiones para eso, que no sirven para lo mismo.

O el uso de anglicismos: recordad que el plural y el singular también se diferencian en inglés. Cat y cats.

Del punto y coma no hablaré, que siempre me hace dudar y tengo la mala costumbre de evitarlo a toda costa.

 

Y si resulta que vuestro blog tiene cientos o miles de visitas o, incluso, si participáis en páginas de gran repercusión: multiplicad lo dicho por un millón cuatrocientos mil y dedicaos a otra cosa, va.